Coaching para marcas

Coaching para marcas

Tener una meta es muy fácil. Saber cómo alcanzarla, no tanto. Por eso se inventó el coaching. Esta disciplina es un entrenamiento enfocado en desarrollar ciertas habilidades o conseguir unos objetivos. Al principio se empezó a hablar de coaching personal y coaching de grupos. Pero si se puede ayudar a una persona a cumplir sus objetivos ¿por qué no hacerlo también con una marca? Y entonces surgió el brand coaching.

 

 

 

Esos objetivos se llaman visión en el mundo del coaching. ¿Hacia dónde quiere ir una marca? ¿Cómo se ha preparado ante lo que pueda venir? “Las compañías deben tener siempre un para qué y este para qué genera resultados”, explica Enrique Jurado, director de Brand Coaching.

 

La visión proporciona “flexibilidad, creatividad y capacidad de anticipación…”, indica. “El coaching aplica las herramientas del lado derecho del cerebro (creatividad y emoción) al marketing. Como dice Robert Dilts, no estamos para picar piedras. Estamos para construir catedrales”.

La palabra clave para alcanzar unos objetivos es cambio. “Para generar mejores resultados hay que pensar de forma distinta. Si sigues haciendo las cosas igual, vas a obtener los mismos resultados”, especifica Jurado.

“Todos los líderes han tenido algo en común. Han sido proactivos y no han esperado a que lleguen los cambios. Los han hecho ellos”.

Dice el director de Brand Coaching que aún hay pocas empresas que definen su visión. ¿Quién lo hace? Starbucks, Apple y Google. “Apple es una marca que se ha reinventado varias veces. Es muy fácilmente identificable por su excelencia en el cuidado de los detalles. Antes su visión se basaba en que todo el mundo tuviera un ordenador en casa. Ahora pretende proporcionar un entretenimiento creativo. Google siempre rompe reglas. Quiere que la gente vaya dando constantemente un paso más allá en la comunicación”, indica.

Y un ejemplo más. “El Barça de Guardiola. Hizo de un equipo derrotado moralmente un triple campeón. Los jugadores estaban enfocados en lo que querían. Su visión era ganar y nunca veías problemas en los vestuarios”.

¿Quién no lo hace? “Todas las empresas españolas de telecomunicaciones. No establecen vínculos emocionales con sus clientes y bombardean con marketing telefónico. Lo que construyen con publicidad lo derrumban invadiendo la privacidad con llamadas comerciales”.

 

 

Fuente: Yorokobu.es

Volver

¡Este sitio web es único y necesitará de un navegador moderno para funcionar correctamente!

¡Por favor, actualiza!

Compartir